Hamburguesa prime, con setas y foie gras

hamburguesa con foie gras y setas
Sin miedo, que lo que engorda es el pan!

Lo que engorda es el pan y la carne mala. Así que sin miedo me preparé una buena bomba de proteína.

Usé mi generoso Ziploc de cebolla picada congelada, y unas setas variadas que tenía previamente lavadas.
Las puse en una sartén a fuego medio, para que eliminen el exceso de agua. Cuando están casi secas (se comienzan a pegar a la sartén), se les agrega un poco de aceite de oliva. Agregar toda la sal que te permita tu cardiólogo. Darles fuego generoso para que las setas dejen su color pálido por un café agradable, con vetas de tostado. Cuando están casi listas, agregar un medallón entero de foie gras, y revolver para mezclar. Rápidamente apagar el fuego, porque sino el foie gras (que es pura grasa) se derrite y pierde toda su textura y sabor.

Cocinar una buena hamburguesa, de carne de calidad, a fuego fuerte y breve de un lado para que quede rojita en el interior (si es de mala calidad, es casi suicida el punto crudo porque no se queman las alimañas). Dar vuelta la carne. Agregar las setas con foie gras sobre las hamburguesas, tapar la sartén (o cada hamburguesa con una tapa de tetera como hacía mi abuela) para que conserve mas calor, dejar unos minutos y luego apagar la sartén. Opcional: es este momento los amantes del cheese burger podrían agregarle una feta de cheddar (o de manchego de verdad para ponerle un digno oponente al foie).



Montar sobre un plato, preferentemente sin pan. Acompañar con mostaza de Dijon, y una buena cerveza ambar, o un tinto juguetón (por ejemplo algo del Valle de Guadalupe, o hasta un Malbec con poca estirpe). Incluso, por ser martes, se puede maridar bien con una Coca Zero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *